En las últimas semanas, el teletrabajo ha pasado de ser una opción a, prácticamente, una obligación. Muchos países han limitado las actividades profesionales como consecuencia de la crisis del COVID-19, la enfermedad provocada por el coronavirus. En el ámbito de la venta de seguros, esta situación supone no poder reunirse físicamente con los clientes y tener que poner el foco en otras herramientas como el email o las videollamadas. Además, supone cambiar la estrategia para adaptarla al momento actual. 

Si bien es cierto que digitalización y el teletrabajo tienen un uso extendido en las rutinas de muchos profesionales del sector desde hace tiempo, trabajar únicamente de manera telemática supone un nuevo reto. ¿Es posible seguir vendiendo en una situación tan extraordinaria como la actual? La respuesta es sí, pero, para conseguirlo, es fundamental adaptar la estrategia y organizar el tiempo de trabajo. 

Uno de los primeros pasos que hay que dar es hablar con tus partners. No importa si trabajas a través de un ebroker o directamente con las aseguradoras: en cualquier caso, estar en permanente contacto con ellos y que te actualicen la situación es necesario para que puedas trasladar información valiosa y útil a tus clientes. Para todas estas reuniones, recuerda que, además, del teléfono y el correo electrónico tienes numerosas herramientas para realizar videollamadas.  

Es probable que estos días estén surgiendo muchas dudas. Por ejemplo, en el caso de los seguros de viaje: ¿qué pasa con las cancelaciones? ¿qué coberturas se ofrecen en caso de pandemia? ¿va a variar la oferta de productos en los próximos meses? Anticiparte a todas estas preguntas, te ayudará a ser más resolutivo cuando atiendas a tus clientes y, en definitiva, ofrecer un servicio posventa de calidad. En términos generales, en este post ya hemos repasado las principales cuestiones relacionadas con el coronavirus y los seguros de viaje.  

¿Cómo organizar el día a día teletrabajando? 

Una de las claves para hacer frente a esta situación es la organización del tiempo. Establecer un horario de trabajo y marcar unas rutinas te permitirá ser más eficiente y aprovechar el tiempo de trabajo. 

Hay muchas formas de hacerlo y tú mejor que nadie sabes qué es lo que necesitas, pero una manera interesante de planteártelo puede ser organizar tu tiempo dividiendo a tus clientes por bloques en función de en qué parte del funnel de conversión se encuentren. 

Es decir, empezar por aquellos que están en un momento más avanzado en el proceso de compra. Es posible que la crisis sanitaria actual les esté haciendo plantearse si adquirir un seguro o no. Habla con ellos, transmíteles tranquilidad y recuérdales cuáles son los beneficios de un seguro a largo plazo. 

Una vez superada esta fase, dedica tiempo a aquellas personas que se encontraban en una parte algo más alta del embudo, las que se habían interesado por el producto pero todavía estaban analizando sus necesidades y las diferencias entre las diferentes ofertas. Es el momento ofrecer argumentos que les inviten a seguir avanzando en el proceso de compra y apostar por la diferenciación: ¿qué te hace mejor que otras opciones?

Por último, pon el foco en la parte más alta del funnel. Ahora también es momento de trabajar ese segmento y de realizar acciones de awareness para posicionarte entre tus clientes potenciales. Para ello, busca el mensaje idóneo y el canal adecuado para ponerte en contacto con ellos

Eso en cuanto a organizar el trabajo, pero no te olvides también de cuidar de ti mismo: vivimos una situación excepcional y el ánimo de todos puede verse afectado. Saber separar el tiempo dedicado al desempeño profesional y el tiempo dedicado al ocio y la familia es importante y te ayudará a desarrollar tu resiliencia, una cualidad especialmente valiosa para adaptarse con éxito a los muchos cambios que estamos viviendo. 

Tres nuevas oportunidades para el tiempo de teletrabajo 

Pero teletrabajar no es sólo atender a los clientes de una manera adecuada, hay otras acciones que pueden hacerse durante este periodo y que te permitirán mejorar en tu desempeño profesional

  • Aprender a hacer campañas en redes sociales. Para trabajar esa parte alta del funnel, las redes sociales son una herramienta muy útil. Una de las grandes ventajas que tienen plataformas como Instagram es que, con poco dinero, puedes hacer campañas eficaces. Ahora aún más que antes, las personas están conectadas y pasando tiempo en Internet. Por ello, es un momento propicio para elaborar una estrategia y darte a conocer en los canales digitales. 

  • Formarte. Conocer nuevas técnicas de venta o estar al día en los productos que se ofrecen son algunos de los temas en los que puedes formarte durante este tiempo. El aprendizaje constante es una de las claves para no quedarte atrás y seguir ofreciendo las mejores soluciones a tus clientes.

  • Acostumbrarte a las herramientas digitales. También puede ser momento para hacer la migración completa de los datos de tus clientes a un CRM, por ejemplo. dar ese paso y trabajar desde una plataforma de este tipo es una apuesta de futuro que te ayudará a ser más eficiente y dar un mejor servicio.