Ya hemos hablado en este blog sobre el concepto insurtech. Se trata de un acrónimo de dos palabras inglesas: insurance (seguros) y tech, la abreviatura de technology (tecnología), que define la innovación tecnológica en el mundo de los seguros. Y esta conjunción de seguros y tecnología está viviendo ahora un nuevo renacer al unir la salud al concepto insurtech.

La tecnología ha hecho que el sector de los seguros, como otros tantos, viva en una permanente transformación. Y esta nueva intersección entre salud y tecnología no es más que una consecuencia lógica de esa transformación digital. La gran revolución insurtech está teniendo ahora un gran impacto en el sector de los seguros de salud, y podría convertirse en la gran revolución de la industria del seguro.

Hasta ahora, la firma de una póliza de salud era un proceso algo más largo que el de un seguro de hogar o de automóvil, por poner sólo dos ejemplos. La salud es un asunto muy íntimo y personal y requiere un tratamiento delicado. La cobertura de una póliza, los detalles de la atención médica que se va a recibir o las condiciones específicas requeridas por un cliente deben ser tratados con mimo, buscando siempre las mejores coberturas y sin dejar de dar un trato personalizado.

Pensemos en una situación que podría ocurrirnos a cualquiera de nosotros: una torcedura de tobillo que nos causa un gran dolor y nos impide caminar. Lo primero que haríamos sería acudir a un consultorio médico o a la sala de urgencias de un hospital, donde, probablemente, tendremos una larga espera. Lo habitual, aunque no haya rotura, es que el tobillo comience a inflamarse y que el médico nos extienda una receta de un antiinflamatorio, que tendremos que ir a comprar después a una farmacia. Luego nos citarán para una nueva visita al centro médico pasados unos días cuando baje la inflamación. Pues bien, a la vista de cómo vivimos hoy, cómo nos comunicamos, la tecnología que usamos a diario, es fácil ver cómo este escenario tradicional de enfermedad  o dolencia y la forma de organizar su tratamiento se quedarán arcaicos. ¿Por qué no tener una videoconsulta con ese mismo médico evitando incómodos desplazamientos y esperas al paciente y facilitando el trabajo del personal sanitario?

El nuevo concepto de salud e insurtech viene a cambiar todo eso. Además, gracias a la Inteligencia Artificial (IA) es sencillo crear una red 'optimizada', con datos de miles de médicos, enfermeros, asistentes sanitarios... en los que conste claramente cuál es su desempeño laboral, sus áreas de especialización, e incluso cuáles de ellas son las mejor valoradas por los usuarios. De esta forma, es sencillo para un paciente escoger médico o centro sanitario gracias a las recomendaciones y valoraciones de otros pacientes respecto a tratamientos o dolencias similares atendidas previamente por ese facultativo.

Una sencilla aplicación es suficiente para poder tener, en pocos minutos, resuelta la duda de a qué médico acudir con ese tobillo dañado, sin necesidad de coger el coche o llamar a un taxi, sin traslados, sin esperas interminables en salas llenas, sin más molestias que las generadas por la propia dolencia sobre la que se requiere asistencia. La propia app puede gestionar una visita a la consulta si finalmente fuese necesaria, pero en la mayoría de las ocasiones una videoconsulta puede resolver el problema, y el recipe puede ser enviado en formato digital al propio paciente o directamente a la farmacia, evitando gasto en papel y la incomodidad de ir a recogerla al centro médico.

La optimización de todo el proceso: desde el momento en que surge la necesidad de contactar con un médico hasta que el problema queda finalmente resuelto puede resolverse a través de un smartphone y una app. El reto hoy de las compañías tradicionales de seguros no es sólo poner la salud a salvo, sino hacerlo a través de una solución siempre a mano, en el bolsillo. El seguro de salud además de garantizar la atención en caso de una dolencia puntual o un tratamiento para una enfermedad crónica, debe abordar la salud desde los nuevos estilos de vida y cambios sociales. 

¿Y qué hay de la prevención? La misma app puede incluir planes para promover una actividad saludable, con tablas de ejercicios, contador de pasos o una dieta equilibrada, con metas adaptadas a la edad, situación y posibilidades de cada usuario. Porque lo que no ha cambiado es el concepto de salud: llevar una vida saludable y hacer ejercicio regularmente son los mejores aliados para prevenir enfermedades. 

Las compañías aseguradoras quieren seguir el nuevo plan de vida de sus usuarios, adaptarse a su ritmo, por eso este gran salto tecnológico de la salud y la tecnología asociada al mundo de los seguros es tan necesario. Ha venido para quedarse y promete seguir evolucionando.