Con el fin del curso académico empieza la planificación del próximo. Estos preparativos son especialmente importantes para aquellos estudiantes que han tomado la decisión de ir a estudiar a otro país. Hay mucho que preparar, papeles que tramitar... Entre todas estas gestiones, la contratación de un seguro para estudiantes o seguro de larga distancia debe ser imprescindible y hacerlo de la mano de un buen profesional ofrece una dosis extra de confianza. 

Trasladarse a otro país para continuar formándose es una gran experiencia, de eso no cabe duda. Te permite descubrir otras culturas, conocer a nuevas personas, abrir puertas para el futuro profesional y, además, crecer como persona. Asimismo, programas de intercambio facilitan lanzarse a realizar una estancia larga en otro país para estudiar. Con todas estas ventajas no es de extrañar que cada vez sean más los estudiantes que se planteen realizar un curso académico en el extranjero.

Al tratarse de viajes que se prolongan durante meses, es normal que puedan surgir ciertos imprevistos, igual que surgen en el día a día. Por ejemplo, necesitar asistencia médica, perder el equipaje durante el trayecto hasta el nuevo destino o tener que volver al país de origen a causa de un problema de salud propio o de un familiar. 

Lo ideal es que no suceda ninguna de estas situaciones, pero, si se dan, lo mejor es estar preparado. Por ello, contratar un seguro para estudiantes, pensado específicamente para dar cobertura ante todos estos supuestos, es una tranquilidad tanto para los estudiantes como para sus familias.  

¿Qué coberturas tiene un seguro de larga estancia? 

Las coberturas de los seguros, sea del tipo que sea, varían en función del tipo de póliza. Cada viaje es diferente y, por tanto, hay alternativas para adaptarse a cualquier situación. Pese a esto, por lo general, los seguros para estudiantes suelen ofrecer las siguientes coberturas:  

  • Emergencias médicas por accidente o enfermedad repentina. Si surge alguna urgencia médica durante la estancia en el extranjero, con un seguro de este tipo estarás protegido.

  • Cobertura dental. Puede ser que se produzca una infección dental repentina o un diente roto. Con un seguro para estudiantes es un problema que puede resolverse rápidamente gracias a la cobertura dental. 

  • Gastos adicionales en el regreso. Quizá el regreso a casa tenga que adelantarse por causas médicas. Si esto sucede, con una póliza de larga estancia no hay por qué preocuparse puesto que está todo cubierto: tanto el traslado como los gastos adicionales que pueda ocasionar. 

  • Cancelación del viaje. También puede suceder que, por razones médicas u otros motivos, en el último momento el viaje tenga que cancelarse. Hay pólizas que asumen la cancelación ante diferentes supuestos. 

  • Asistencia telefónica. Llegar a un país nuevo es un cambio importante. Si se le añade el tener que comunicarse en otro idioma, pedir ayuda, especialmente al principio, puede resultar complicado. Para que esto no sea un problema, por lo general, las compañías aseguradoras ofrecen asistencia telefónica en tu idioma las 24 horas del día. 

  • Problemas con el equipaje. Facturar una maleta siempre genera la inquietud de si llegará bien al destino. Muchas pólizas están pensadas para dar también tranquilidad ante situaciones como la pérdida del equipaje, el robo del pasaporte u otros daños que se produzcan durante el trayecto. 

Ese panorama general luego se concreta con ciertas particularidades en cada póliza, por eso en Smart & Smart ofrecemos asesoría individualizada para que puedas contratar la que más se ajusta a tus necesidades y presupuesto. Nuestra red de consultores a lo largo de toda Latinoamérica conoce a la perfección cada seguro y ofrece la garantía adicional del trato de proximidad: una persona atenta a cualquier incidencia desde antes de la salida hasta el regreso.  

¿Qué debes hacer antes de contratar un seguro para estudiantes? 

Antes de dar el paso de contratar un seguro para estudiantes hay una serie de pasos previos que es conveniente realizar: 

  • Concretar los detalles del viaje. Antes de elegir una póliza es conveniente, en la medida de lo posible, tener todos los detalles posibles cerrados: duración de la estancia, lugar de residencia, centro de estudios... De esta manera será más fácil elegir el producto que mejor se adapte a ti. 

  • Repasar si el centro de estudios o beca ofrece alguna cobertura. En muchas ocasiones los propios seguros escolares o becas ofrecen protección ante algún supuesto. En cualquier caso, una póliza como las que te ofrecemos en Smart & Smart pueden tener con una mayor cobertura, conocer  ambas te permitirá escoger las que mejor se complementen: no pagar dos veces por lo mismo y asegurarte de que todas las necesidades están cubiertas.

  • Revisar las condiciones que impone el país de destino. Cada país tiene sus particularidades a la hora de recibir estudiantes de intercambio. Saber bien qué se requiere en el país en el que vas a vivir te ayudará a elegir el seguro idóneo para tu estancia. 

  • Buscar y comparar la opción que más se adapte a ti. En estos casos, ver qué ofrecen las diferentes compañías aseguradoras es mucho más sencillo. De un vistazo podrás comparar las coberturas de cada una y elegir la mejor opción. 

  • Leer bien la letra pequeña. Antes de tomar una decisión, revisa en profundidad todos los términos y condiciones de la póliza.

Una vez que has realizado todos estos pasos, sólo queda elegir la mejor póliza, contratarla y preocuparte única y exclusivamente por disfrutar de una experiencia tan enriquecedora como es estudiar en el extranjero.