Millenials y generación Z, dos grupos demográficos que han vivido y crecido y rodeados de ordenadores y dispositivos electrónicos. Los miembros de estos grupos, que en este 2020 abarca a todos los que tienen 40 años o menos, han aprendido a relacionarse y a consumir con la tecnología como aliada. El sector de los seguros, inmerso como está en su propia transformación digital con las insurtech como punta de lanza, tiene que tenerlo en cuenta a la hora de adaptarse a las necesidades y exigencias de estos colectivos. 

Lo primero de todo es entender que los millennials son un símbolo de cambio. La evolución que ha vivido el mundo el en los últimos años, la globalización o la digitalización va de la mano de estos jóvenes nacidos desde el comienzo de los años 80 hasta mediados de los 90. Los que nacieron después y hasta mediados de la década de los 2000, pertenecen a la llamada generación Z: han crecido rodeados de móviles conectados a internet. 

Para que cualquier compañía ajuste su estrategia a esta generación lo primero de todo tiene que responder a una pregunta: ¿qué define a los millennials? Según señalan desde BBVA, algunas de las características que les diferencian son la hiperconectividad, el emprendimiento o la tolerancia. Además, según el informe anual de 2019 sobre millennials que realiza Deloitte, tanto para esta generación como para la siguiente, la Generación Z, poder viajar o conocer el mundo es su principal aspiración. 

Fuente: The Deloitte Global Millennial Survey 2019 

Las ganas de viajar de este segmento, es una oportunidad en el ámbito de los seguros: los jóvenes necesitan seguridad para viajar a cualquier parte del mundo. Pero, ¿cómo pueden las compañías aseguradoras llegar a ellos de una manera efectiva?

Digitalizarse es mucho más que trabajar con máquinas

Para poder conectar con estas generaciones, el primer paso es moverse en el ecosistema digital. Pero dar este salto es mucho más que habilitar diferentes canales en internet para poder contactar con una compañía aseguradora, un consultor o una agencia de viajes

Atraer a estos jóvenes y descubrirles el valor de un producto como el seguro es más que abrirse un perfil en Instagram: hay que conocer sus necesidades e inquietudes para que lo consideren relevante. 

Desde Xenasegur apuntan diferentes estrategias para acercarse al cliente millennial y que conozca el mundo de los seguros. Estas propuestas se centran en dos aspectos clave: ofrecer un producto atractivo y comunicarse con ellos. Y es que hay cuestiones que no se pueden escapar a la hora de trazar una estrategia para ellos:

  • Producto adaptado a sus necesidades. Los millennials tienen aspiraciones específicas, son exigentes y les gusta comparar antes de tomar una decisión. Esto también es aplicable a los seguros: para que los jóvenes valoren contratar un seguro hay que ofrecerles unas coberturas que se ajusten a lo que ellos necesitan en cualquier momento de su vida. 


  • Trato cercano, permanente y digital. Que el servicio sea accesible es fundamental. Por ejemplo: un joven que se encuentra de viaje y necesita asistencia hay que ofrecérsela de forma sencilla y ágil. Si una de las principales aspiraciones de los millennials es conocer el mundo, hay que acompañarle y que se sienta respaldado por el seguro que contrata. Esto supone ofrecerle un servicio de atención desde que comienza la búsqueda de un seguro hasta que ha regresado de su viaje. En este sentido, para la industria es clave destinar recursos a la venta digital, porque este canal ha llegado para quedarse. 


  • Desmitificar el sector de los seguros. Como señalan desde el Insur Space de Mapfre, hay que adaptarse para que los jóvenes no vean el sector de los seguros como una industria que va vestida siempre con traje y con un maletín en la mano y que está desconectada de sus intereses. Los millennials valoran el compromiso de las marcas con la sociedad y sentirlas cerca. Por ello utilizar Instagram  u otras redes sociales para lanzar mensajes y contenido de valor de manera continuada es imprescindible. 

En definitiva, para conectar con el público millennial y con las próximas generaciones es necesario seguir un camino que ya hace tiempo que comenzó a recorrerse en el sector de los seguros: el de la transformación digital