Tener mente abierta y emprendedora, conectarte a Internet para simplificar y mejorar muchas tareas cotidianas, hacer cosas nuevas, desarrollar las tareas tradicionales de forma diferente para conseguir mejores resultados, y organizar tu jornada laboral de la forma que consideres más eficiente. Estas son algunas de las características que definen nuestra nueva forma de trabajar.

Porque el futuro ya está aquí. Y ha llegado acompañado de grandes avances tecnológicos y un modelo laboral muy diferente al que conocíamos. Por eso, coincidiendo con la celebración del Primero de Mayo, Día Internacional de los Trabajadores, analizamos cómo ha evolucionado nuestra forma de trabajar. Hemos pasado del modelo de fichar a diario en una oficina a poder trabajar desde casa, en un espacio de coworking o en cualquier rincón del mundo con conexión a Internet. Como ya vimos en un post anterior, la transformación digital ha traído un nuevo paradigma de venta. Y los vendedores, los consultores y cualquier otro trabajador puede organizar su jornada laboral según sus necesidades de conciliación familiar o de ocio.

Con el nuevo modelo laboral, no es necesario que un emprendedor disponga de una importante suma de dinero para arriesgarse. Los nuevos modelos de economía colaborativa, como el crowdfunding -o micromecenazgo para emprendedores- se han revelado como una importante forma de poner en marcha grandes proyectos en todos los sectores, incluido el insurtech. Así, el emprendedor puede centrar todos sus esfuerzos en su propio trabajo.


Adiós a los modelos rígidos y piramidales

Millones de trabajadores de todo el mundo, desde free lance, autónomos y trabajadores de base hasta altos ejecutivos de grandes corporaciones, se han adherido ya a este nuevo paradigma laboral flexible, pensando más en los resultados que en pasar muchas horas sentado en una oficina. Estamos diciendo adiós a los modelos rígidos y piramidales para dar la bienvenida a modelos colaborativos y mucho más horizontales, en el que todos podemos participar al mismo nivel, sin jefes inaccesibles a los que se obedecía sin rechistar. Ahora el trabajo puede desarrollarse en cualquier momento y lugar, de forma presencial o por vía digital. Gracias al teletrabajo los equipos pueden estar permanente conectados entre sí, o con sus clientes y proveedores, a través de cualquier dispositivo móvil. El trabajo ya no es un lugar al que ir, sino una tarea que cumplir para obtener unos resultados.

Cada vez queda más patente que estar sujetos a un horario estricto o un ritmo de trabajo de obligado cumplimiento para los trabajadores no implica necesariamente una mejora en los resultados económicos de la empresa ni la existencia de un buen clima laboral. Por el contrario, la flexibilidad garantiza la satisfacción del trabajador que puede decidir cómo organizar su jornada, a qué tareas dedicar más o menos tiempo, y en qué momento o de qué forma acometer cada una de ellas, según sus fortalezas o su conocimiento del cliente.

Esta flexibilidad permite que cada uno disponga de su tiempo libre de forma mucho más racional, para disfrutarlo en familia, hacer deporte o, simplemente, descansar. Esta organización inteligente del trabajo genera una mayor satisfacción para el trabajador y una gran mejora en los resultados para la empresa, como se ha expuesto en el Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) acaba de celebrar en Chile.

Hoy en día no es necesario pasar 12 horas en una oficina, ni siquiera las 8 de una jornada laboral tradicional, para conseguir los resultados esperados. No es cuestión de tiempo -que, en ocasiones, puede estar vacío de contenido- sino de efectividad en las tareas desarrolladas, y de consecución de resultados. Lo saben bien las empresas que ya han adoptado esquemas de 'trabajo inteligente', como Smart & Smart. Porque la nueva cultura de liderazgo es colaborativa, flexible y racional. Nuestros consultores pueden emprender sin arriesgar, mientras compaginan sin problemas trabajo y familia, trabajo y ocio, trabajo y descanso. Con este nuevo modelo ganamos todos.