Que la tecnología ha revolucionado el sector de los seguros no es ninguna novedad. Que la crisis provocada por el coronavirus va a suponer otro salto adelante y que la tecnología tiene mucho que decir, tampoco lo es. Por ello, las empresas insurtech, innovadoras por naturaleza, se enfrentan ahora a un nuevo reto de adaptación a un nuevo entorno aún más digitalizado

En las últimas semanas, el confinamiento ha puesto sobre la mesa con más fuerza que nunca cuestiones como el teletrabajo. La venta de seguros y la relación con clientes se ha trasladado de manera exclusiva al plano digital. Esto ha obligado a muchas empresas a intentar adaptarse en tiempo record. Sin embargo, para muchas insurtech este cambio no ha sido algo nuevo. Esta nueva realidad ya era la realidad de empresas como Smart & Smart, que nacieron con una cultura 100 % digital

También este nuevo entorno y esta nueva realidad social ha impulsado a muchas empresas del sector a lanzar nuevos productos que se adapten a la situación que están viviendo tanto sus asegurados como la población en general: videoconsultas, servicio de farmacia a domicilio o apps que actúan como una historia clínica completa y ayudan al diagnóstico precoz

Pero, para garantizar el buen funcionamiento tanto ahora como en el futuro del sector, hacen falta más cosas como, por ejemplo, actualizar el marco legislativo a esta realidad. En este sentido, la Asociación Europea de Finanzas Digitales (en la que está integrada la Asociación Española de Fintech e Insurtech junto con sus homólogas de otros trece países), han reclamado a la Comisión Europea que se adopten una serie de medidas con el objetivo de impulsar un entorno más digital, seguro y fiable:

  • Medidas legislativas. Entre otras, unificar las normas de identificación digital en todos los estados miembro. 

  • Medidas políticas. Por ejemplo, promover soluciones digitales que mejoren la salud financiera de los consumidores formulando recomendaciones basadas en normativas como la GDPR (de protección de datos) o la PSD2 (norma de pagos). 

  • Medidas financieras. En este sentido, las asociaciones fintech e insurtech europeas, entre otras medidas, proponen un incremento en la financiación I+D para nuevas empresas europeas y agilizar estos trámites. 

Los pilares de la aceleración tecnológica

El trabajo en materia de tecnología que ya venía realizando el sector de los seguros antes de la crisis de la COVID-19 le ha permitido reaccionar en tiempo récord de manera exitosa, según se señala en el informe Covid 19: impacto y perspectivas para la industria aseguradora elaborado por Community Insurance. De hecho, en este mismo documento se apunta a que esta situación ha acelerado entre dos y tres años el proceso de digitalización. 

Como fruto de este cambio, tal y como apuntan desde Community Insurance, se están impulsando la telemedicina, la suscripción y cobros de forma digital o la llegada de operadores virtuales. Por otro lado, las rutinas de trabajo de las compañías del sector también están evolucionando a marchas forzadas: mayor flexibilidad, priorización de las habilidades digitales o trabajo remoto son sólo algunas de ellas. 

En relación con el impacto tecnológico que el coronavirus va a tener en el ámbito de los seguros, desde Community Insurance señalan algunas claves

  • Apoyo en las empresas tecnológicas. Para que las compañías aseguradoras puedan asumir un cambio tan profundo en tan poco tiempo necesitan ayuda y quienes pueden proporcionársela son las empresas expertas en la materia. La convergencia entre aseguradoras y el sector insurtech seguirá dando pasos. 

  • Digitalización en la mediación. Estar preparado para atender a los clientes en remoto va a ser un aspecto diferencial. 

  • Reinventar la propuesta de valor. En un momento de incertidumbre como el actual, las compañías de seguros pueden ofrecer una mayor protección y prevención a sus clientes y potenciales clientes. 

  • Mejorar el servicio con el uso de Inteligencia Artificial (IA). La inquietud de los usuarios durante esta crisis ha desbordado a los servicios de atención al cliente de las compañías aseguradoras. Por ello, dar soporte a estos departamentos con el uso de IA puede ayudar a mejorar el servicio que se ofrece. 

Se trata, sin duda, de muchos cambios en un periodo de tiempo muy breve. Por ello, el trabajo coordinado de las empresas y personas que forman el sector será clave para poder superar este nuevo reto.